En cualquier momento del año en el sur de Cerdeña se hace una fiesta, un evento, una exposición.

En Cerdeña hay muchas oportunidades para “familiarizarse” con la tradición: en la cocina, para hornear pan y pasteles, a los cientos de festivales oa través de celebraciones religiosas en honor de un santo.

La fiesta de San Efisio

En 1656 una terrible plaga golpeó Cerdeña y en particular la ciudad de Cagliari, causando la muerte de más de diez mil personas.
El Cagliari invocado Sant’Efisio, prometiendo celebraciones solemnes cuando la mortandad había cesado.
Desde entonces, cada año, más de tres y medio siglos, Efisio oficial del emperador Diocleciano, quien se convirtió en mártir porque se convirtió al cristianismo, recibió el agradecimiento de la isla.
Los hombres y las mujeres magníficas manifestazine participar en los trajes tradicionales de todo el país “, traccas”, carros de bueyes adornados de punta en blanco, caballeros y autoridad.
Tras su paso por la ciudad, el entrenador con la Santa continúa su viaje hacia Nora, el lugar del martirio, a pie acompañado por los fieles.

San Efisio

Efisio de Elías ciudad de Asia Menor, ha sido siempre el héroe cristiano de la ciudad de Cagliari. Que sirvió en el ejército romano bajo Diocleciano, fue enviado a Cerdeña para luchar contra la propagación del cristianismo. conquistado a sí mismo por la fe serán martirizados a Nora, donde hoy se encuentra la pequeña iglesia dedicada a él.
Su fama de santidad hace un punto de referencia para el Cagliari, tanto es así que en 1652, durante una de las plagas más terribles que azotaron Cerdeña fue invocado para poner fin a la propagación de la misma que había cobrado más de 12.000 víctimas en una ciudad .. El milagro de Efisio dio origen al festival que se celebra desde la disolución de la votación de cada día 1 de mayo.
El S.Efisio partido es una oportunidad única para los amantes de las tradiciones populares: cientos de hombres, mujeres y niños vienen de todas partes de la isla para la procesión que tiene lugar en la mañana. Abra el “traccas”, carros de bueyes adornados para la ocasión, el desfile de devotos continúa con la representación de los grupos folclóricos con trajes tradicionales andan cantando canciones religiosas. Tras el paso de los caballeros, los soldados de a caballo y de las autoridades, concluye la procesión del santo carro que pasa por encima de una alfombra de pétalos de flores esparcidos por los fieles. La parte más profunda de la fiesta continúa con la peregrinación de Cagliari a Nora, el lugar del martirio, donde se acompaña al santo a pie por los que votar para disolver la gracia recibida.

Menú